La sempiterna expedición en busca de animales para proveer a diversos zoológicos llega a las inmediaciones donde moran Tarzán, Jane, Boy y Chita. El rey de una tribu cercana solo concede a los visitantes permiso para capturar una pareja de cada especie, pero el sobrino del regente tiene planes propios: hace matar a su tío y se erige en máximo mandatario, concediendo acción libre a los cazadores a cambio de dinero. Lógicamente, Tarzán no está dispuesto a consentirlo…

Dirección: Kurt Neumann. Producción: Sol Lesser Productions para RKO Radio Pictures. Productor: Sol Lesser. Productor asociado: Kurt Neumann. Guion: Jerome Gruskin, Rowland Leigh. Fotografía: Archie Stout. Música: Paul Sawtell. Montaje: Merrill G. White. Diseño de producción: Phil Paradise. Intérpretes: Johnny Weissmüller (Tarzán), Brenda Joyce (Jane), Johnny Sheffield (Boy), Patricia Morrison (Tanya Rawlins), Barton MacLane (Paul Weir), John Warburton (Carl Marley), Charles Trowbridge (rey Farrod), Ted Hecht (príncipe Ozira), Wallace Scott (‘Smitty’ Smithers), Mickey Simpson (Monak), Maurice Tauzin (príncipe Suli), George Magrill (guardia nativo), Georges Renavent… Nacionalidad y año: Estados Unidos 1947. Duración y datos técnicos: 72 min. B/N 1.37:1.

poster

Es Tarzán y la cazadora una de las muestras más débiles del presente ciclo RKO/Sol Lesser, con una elemental trama en la cual el Rey de la Selva observa a distancia las actuaciones de los cazadores hasta que, finalmente, decide entrar en acción e impedir sus actividades. El pormenor más destacable en esta cinta —presente, de todos modos, en muchas películas de Tarzán— es su tono ecológico, con el hombre mono refiriendo que el lugar de los animales es la selva, no una jaula, y luchando abnegadamente a favor de aquéllos.

foto1

Presenta la película, de igual modo, bastantes escenas —la escasa trama lo exigía— de vida hogareña de la familia selvática, percibiéndose las doctrinas educativas de Tarzán hacia Boy; Chita, por lo demás, ofrece algunas de sus más felices manifestaciones humorísticas.

foto2

Se ve la película con agrado, pese a lo elemental de sus propuestas. Hacia el final se reservan las socorridas escenas de acción, con una ejemplar y cruel muerte del malo, siempre, como es evidente, de un modo un tanto casual, para que nuestro héroe no se manche las manos.

foto3

Una vez más, y como sucederá a lo largo de todo este ciclo (salvo en la previa producción Lesser, La venganza de Tarzán), sorprende la ausencia de nativos de color en una cinta ambientada en África, así pues los integrantes de la tribu son extras que acaso fueran de origen indonesio o filipino. ¿A qué se debe este detalle? Solo se puede especular, acaso tal vez a un exacerbado racismo por parte de Sol Lesser y una posible oposición a contratar gente de color, lo cual conduce a proporcionar a las películas de su etapa un involuntario tono fantástico (salvo las películas que manifiestan de forma intencionada esos elementos de fantasía).

foto4

 

Anécdotas

 

  • Título de rodaje: Tarzan’s Dangerous Game.
  • Johnny Weissmüller comenzó interpretando a Tarzán para la Metro Goldwyn Mayer en Tarzán de los Monos (Tarzan the Ape Man, 1932), de W. S. Van Dyke.
  • Tras el ciclo MGM, la productora vendió los derechos a la RKO, que inició un segundo ciclo con Weissmüller, arrancando con El triunfo de Tarzán (Tarzan Triumphs, 1943), de William Thiele y siguiendo por Tarzán el temerario/Tarzán y el desierto misterioso (Tarzan’s Desert Mistery, 1943), de W. Thiele, Tarzán y las intrépidas amazonas (Tarzan and the Amazons, 1945), de Kurt Neumann, Tarzán y la mujer leopardo (Tarzan and the Leopard Woman, 1946), de K. Neumann, Tarzán y la cazadora y Tarzán y la sirena (Tarzan and the Mermaids, 1948), de Robert Florey.
  • Última película de la serie Tarzán/RKO en la cual tiene aparición Boy, ya en exceso crecidito (tenía dieciséis años), ofrece también la presencia de Jane, encarnada por Brenda Joyce, la actriz que más veces interpretaría al personaje tras la maravillosa e inolvidable Maureen O’Sullivan.

foto5

  • Johnny Sheffield, tras encarnar a Boy, protagonizó un ciclo de películas como Bomba, un nuevo pseudo-Tarzán proveniente de novelas juveniles, según el ciclo de novelas juveniles creadas por Roy Rockwood (seudónimo editorial de Stratemeyer Syndicate, muchas fueron escritas en realidad por John William Duffield), iniciado en 1926. La saga cinematográfica constó de doce películas.
  • La escena de la estampida de elefantes fue dirigida por B. Reeves Eason.
  • El célebre escritor Leslie Charteris, creador de El Santo, fue el “constructor del guion”, sin acreditar.
  • Hay algunos planos de un tapir, animal que no existe en África, sino en Sudamérica. También se ve un alce y un oso, que tampoco existen en el continente negro, y los elefantes del inicio son asiáticos.
  • Estrenada en Estados Unidos el 5 de abril de 1947. En España se estrenó el 19 de junio de 1954 en los cines Carlos III y Roxy de Madrid.

 

Carlos Díaz Maroto (Madrid. España)

CALIFICACIÓN: **

• bodrio * mediocre ** interesante *** buena **** muy buena ***** obra maestra

foto6