uno

Nocturna Madrid rendirá homenaje a Alex Proyas
en el 25 aniversario de su película El cuervo

 

La película El cuervo (The Crow), que cumple 25 años como una de las cintas de género más destacadas de la historia del cine, protagoniza el cartel del VII Festival Internacional de Cine Fantástico Nocturna Madrid, en un homenaje al film y a su director, Alex Proyas, invitado de honor en esta edición que se celebrará entre el 22 y el 26 de octubre.

“El cuervo es una película indispensable que sumerge al espectador en un universo propio, con la muerte como tránsito, no como final. Es una cinta llena de dolor y desesperación que trasciende la mera violencia, con una banda sonora que hizo historia y una estética que marcó una época y a toda una generación para persistir en el tiempo, algo que la avala como una obra imprescindible que debía ser homenajeada en Nocturna Madrid”, explica el director del Festival, Sergio Molina.

dos

Su estética oscura, su diseño artístico, inspirado en la cultura del videoclip y en el cómic underground homónimo de James O’Barr, su neorromanticismo, el post punk y una banda sonora creada por Graeme Revell encabezada por temas inéditos como “Burn” de The Cure, la versión del “Dead Souls” de Joy Division de Nine Inch Nails, “The Badge” de Pantera, “Ghostrider” de Rollins Band o “Big Empty” de Stone Temple Pilots, entre otras tantas, hicieron que público y crítica enaltecieran El cuervo en su estreno en 1994, al igual que sucedió con otras obras de éxito del género fantástico como Batman de Tim Burton o Blade Runner de Ridley Scott, contribuyendo además a popularizar el movimiento cultural gótico.

Su director, Alex Proyas, viajará desde Australia para recibir el Premio Maestro del Fantástico en Nocturna Madrid y participar en diversas actividades previstas, como el encuentro con el público tras el pase especial aniversario de la película, que cuenta con la colaboración de su distribuidora en España, Inopia Films. “Me hace muy feliz poder asistir a Nocturna Madrid, un prestigioso festival con un público muy fiel con el que espero disfrutar mucho”, afirma Proyas.

tres

Alex Proyas, “ilustrador de mundos”

Nacido en Egipto, Alex Proyas comenzó dirigiendo anuncios y videos musicales para bandas y artistas como Crowded House, INXS, Mike Oldfield, Fleetwood Mac o Joe Jackson, entre otros, y ha conseguido formar un núcleo de fans por todo el mundo, admiradores de su talento como “ilustrador de mundos”, haciendo enfática aquella frase con la que se denominaba también a Ridley Scott.

De su dirección han surgido películas como Spirits of the Air, Gremlins of the Clouds (1989), una producción que junto con sus afamados trabajos en formato corto le permitió dar el salto a los Estados Unidos; Dark City (Dark City, 1998), considerada como una de las cimas de la ciencia ficción en el cine; Días de garaje (Garage Days, 2002); Yo, robot (I, Robot, 2004), toda una creación de una sociedad futura inspirada en las historias de Isaac Asimov; Señales del futuro (Knowing, 2009) o Dioses de Egipto (Gods of Egypt, 2016). “En definitiva, mundos impresionantes y fabricados de un director visionario que permite tener cerca a su público y que hoy es considerado como uno de los grandes talentos del género fantástico”, explica Sergio Molina.

La película El cuervo dirigida por Proyas, donde “nada es trivial” e incluso aparece el propio O’Barr robando una televisión tras la explosión en una tienda, está llena de reminiscencias poéticas a Edgar Allan Poe (el protagonista cita el poema “El cuervo”) y se dice que el característico maquillaje del protagonista está inspirado en una marioneta que O’Barr vio en un teatro londinense. Cuenta la historia de un músico, Eric Draven, que regresa de la muerte acompañado de su alter ego, un cuervo, para hacer justicia con aquellos que, a unos días de su boda, le asesinan violentamente a él y a su novia Shelley, a la cual también violan. Su alma no podrá descansar tranquila hasta que la venganza se haya completado, y será el amor el causante de su “vuelta a la vida”. Una historia sobre las injusticias, la eterna lucha entre el bien y el mal y un amor que puede ir más allá de la muerte, usando la ciencia ficción como fondo. “Los edificios arden, las personas mueren, pero el amor verdadero es para siempre”, dice en el film el personaje de Sarah, la niña, a modo de conclusión narrativa.

cuatro

 

Una película legendaria con una innegable influencia en el cine de superhéroes

La cinta es también conocida por el gran público por la leyenda que la envuelve debido a la muerte accidental de su protagonista durante el rodaje, Brandon Lee —el hijo del maestro de las artes marciales Bruce Lee, también fallecido en extrañas circunstancias durante la película Juego con la muerte (Game of Death, Robert Clouse, 1978)— a causa de un error técnico y el impacto de una bala a la que supuestamente se le retiraba la pólvora dentro de una Magnun calibre 44 empuñada por el personaje de Funboy (Michael Massee). En la ficción, suponía la muerte de Draven, que después regresaría de entre los muertos, pero derivó en la muerte real de Lee, el actor que encarnaba al personaje. El metraje de la fatídica toma fue utilizado como evidencia en la investigación policial y después fue quemado personalmente por Alex Proyas, quien dedicó la película al actor y a su novia, Eliza Hutton, con quien se iba a casar en 17 días. Tanto ella como la madre de Brandon Lee fueron quienes animaron a Proyas a terminar el film. De hecho, algunas escenas tuvieron que completarse con complejas digitalizaciones, miniaturas y modelos mecánicos. El cuervo fue rodada haciendo frente también al accidente de tráfico de uno de los publicistas de la película, un miembro del equipo se electrocutó al preparar los decorados y una tormenta destruyó parte de los decorados y dejó enferma a la mitad del staff.

Con un presupuesto de 23 millones de dólares, la película llegó a conseguir más de 94 en la taquilla de todo el mundo y acabaría por ser inmortalizada gracias también a emblemáticas escenas como el salvaje tiroteo en la sala del jefe de la banda de delincuentes, los flash backs de la historia de amor de Draven y Shelley o la destrucción de la guitarra del protagonista sobre el tejado. “El cuervo es una de las historias de culto más influyentes de las dos últimas décadas. El héroe o antihéroe se ha convertido en un icono y es innegable su influencia en el cine posterior de superhéroes”, admite el director de Nocturna Madrid.

Durante años se ha pretendido hacer un remake de El cuervo a pesar de las peticiones de Proyas para evitarlo, que terminó la película por Brandon Lee, “por su maravilloso trabajo como actor y como hombre con una humanidad emocionante”, expresa. “De no ser por él nunca habrías oído hablar de ese cómic underground y conmovedor. Es la película de Brandon. Creo que es un caso especial en el que Hollywood debería dejarla como el testamento. Es verdad que se han hecho secuelas y series, pero la idea de rehacer la historia y al personaje me parece equivocada. Por favor, dejen que siga siendo la película de Brandon”. A un mes del rodaje del reboot de El cuervo que iba a dirigir Corin Hardy, su protagonista, Jason Momoa, abandonaba el set tras la negativas de miles de fans indignados por el rodaje de este film, así como de James O´Barr y de Proyas. “No estoy preparado para darle a esta película lo que se merece, que es respeto y amor”, adujo el actor.

cinco